lunes, 15 de noviembre de 2010

The world is mine: Hatsune Miko.

El público hizo desde temprano cola para entrar al auditorio y presenciar el concierto de la cantante más popular en Japón. Algunos sólo pudieron adquirir en la reventa los boletos a precios más elevados. Hay una gran expectación porque será su primera aparición en público.
Las luces se apagan… los músicos empiezan a tocar una introducción enérgica, el telón se corre y el escenario va encendiéndose poco a poco mostrando a los artistas. Se oye la voz de la cantante: femenina, dulce, juvenil y alegre. A veces, deformada por un sintetizador para darle efectos electrónicos.
Ella entra al escenario mientras todos gritan y agitan sus barras fluorescentes luminosas, mientras empiezan a hacer coro a la canción que está en el no. 1 del ranking en el género de música dup y techno pop. Se han descargado 4 millones de copias y su Facebook ha recibido cerca de 40 mil like it en los últimos días, con motivo de su concierto. Los jóvenes de todo el mundo ya la conocen por sus éxitos The Worl is mine, ó Po Pi Po, Hinekure Mono, Love is War, y Utube está lleno de imitadoras no sólo orientales sino occidentales, cantando y bailando sus rolas, ataviadas con falditas cortas, trenzas largas que pueden comprarse en E – Bay y circle lens coloridos en sus ojos.
Todos están jubilosos, excitados, viviendo una experiencia única en su vida. Algunos lloran y gritan, se produce más de un ataque histérico. La emoción es contagiosa, la música pegajosa y sencilla pero ejecutada con maestría por el grupo de rock que luego será presentado individualmente por la reina vocalista Hatsune Miko.
Nada parece anormal o extraordinario en este relato, antes Billie Holiday, Marlene Dietrich o Marylin Monroe despertaron estas pasiones. Más recientemente Diana Krall, Nora Jones, Madonna o la misma Lady Gaga. A excepción que la protagonista de estas fogosidades, la que levanta legiones de admiradores adolescentes, es una muñequita anime, un avatar, que hoy realiza su primer concierto en 3ª dimensión a medio camino de la fascinación y lo unheimlich.
A diferencia de la banda Gorillaz que es un concepto musical que generalmente se apoya en ciertos personajes caricatura y que habitualmente se muestra en videos que cuentan pequeñas historias y combinan la creatividad del dibujo con el dark hip hop, para en los conciertos en vivo presentar la banda con apoyo de proyecciones; Hatsune Miko es un personaje fantástico de pies a cabeza, un anime completamente virtual, inventado por Crypton Future Media y que parece haber dejado atrás en la competencia a Miley Cirus, la famosa Hanna Montana de Disney, no sólo por su belleza, sino por su incorruptibilidad. Ella es perfecta, imagen pura... pura imagen.


Su presencia, primero se manifestó en 2003 a través de un programa llamado Vocaloid Singers Libraries de Yamaha, una aplicación de sintetizador de voz que permitía a los usuarios producir sus canciones, poniendo la letra y la melodía. La versión mejorada de 2007 llamada Vocaloid2 fue modificada y aplicada por Crypton Future Media que lanzó una serie de paquetes para su aplicación en Character Vocal Series, siendo el primero ya la mencionada Hatsune Miku, el segundo, el dúo de los gemelos Kagamine (Rin y Len) y el tercer paquete con Megurine Luka.
Las voces prestadas a estos personajes fueron dadas por Saki Fujita para Hatsune y Asami Shimoda para los gemelos Kagamine y se aplicaron en un software de juego de video para la consola Sega que después fue extensivo para Play Station, con figuras tercera dimensión asombrosas. Está por ofrecerse pronto una versión más avanzada, con más canciones y gestiones posibles de ejecutar que resaltarán de manera prodigiosa con las nuevas televisiones de tercera dimensión.
Esta realidad de lo virtual asombra porque hace a los chicos seguidores de una protagonista fantasma que tras ser golpeada por su novio está sola, sufre de una depresión que hasta el manicomio la lleva a arrastrar. Esta idol virtual japonesa de proporciones caricaturescas ha sido inspirada en los anime, y según esto, mediría aproximadamente 1.58, pesaría 42 kilos, tendría senos nacientes, caderas anchas y excitantes, piernas largas, largas y bien formadas con proporción inhumana de Barbie respecto de su cuerpo, que se muestran en todo su esplendor siempre, debido a que usa faldas cortísimas que provocan el deseo de los adolescentes y producen la identificación idealizada de las jóvenes muchachas apenas púberes.
Ella tiene el cabello largo aguamarina, organizado en dos coletas larguísimas que hacen juego con el color de la corbata que llega a usar y sus ojos grandes, desproporcionadamente redondos para occidentalizarlos. De hecho, se ofrece la operación para modificar el rostro y hacerlo similar a los personajes anime, o para quien no tiene el dinero, juegos de maquillaje y lentes de contacto que hacen más corta la semejanza con esta heroína del estilo Sailor Moon.
Sus faldas cortas, habitualmente de tablones y negras, como de uniforme escolar, se complementan con un cinturón de combinación negro y celeste, sensuales y eróticas medias de esas tonalidades y botitas o zapatos coquetos, que muestran la gracia y la frescura femínea del dibujito. Además, se le ve muchas veces con audífonos sobre sus oídos, aislada, ajena al mundo en narcisista recogimiento. Ella se muestra en sus videos con la inadaptación del adolescente, sin haber vivido completamente el amor y la pasión, aún niña en muchos de sus gestos. Con la atracción que fascina de la histérica insatisfecha, convocando al deseo del otro, que se piensa capaz de satisfacerla, ella va por el mundo… cantando… suspirando… rompiendo corazones, haciéndose objeto de deseo.




No hay comentarios:

Christopher Bollas: Mental pain

Conferencia de Christopher Bollas: Mental Pain.