miércoles, 28 de abril de 2010

Denuncia contra Onésimo Cepeda... ¿Y el voto de pobreza?


Sin comentarios, la noticia habla por sí sola:

Nota de Proceso http://proceso.com.mx/rv/modHome/detalleExclusiva/78707
Denuncia contra Onésimo Cepeda por lavado de dinero; prestó 130 MDD en efectivo
Rodrigo Vera


MÉXICO, D.F., 23 de abril (apro).- El obispo de Ecatepec, Onésimo Cepeda, será denunciado el próximo lunes 26 ante la Procuraduría General de la República (PGR), por el presunto delito de manejo “recursos de procedencia ilícita” provenientes del narcotráfico.
El obispo asegura que en abril de 2003 le prestó 130 millones de dólares en efectivo a la señora Olga Azcárraga, quien falleció en noviembre de ese año sin haberle pagado esa deuda.
Para esto, Onésimo ha estado reclamando su dinero a la familia Azcárraga, propietaria de la empresa Televisa. Como prueba, el obispo presenta un pagaré por esa cantidad que supuestamente le firmó la señora Olga Azcárraga.
El licenciado Xavier Olea Peláez, abogado de la familia Azcárraga, presentará la denuncia ante la PGR, en la cual exige que se investigue de dónde sacó el obispo esos 130 millones de dólares que, según él, le entregó en efectivo a la ya fallecida señora Azcárraga.
“El próximo lunes, ante la PGR, demandaré al obispo por presunto lavado de dinero, por manejar recursos que posiblemente son de procedencia ilícita, pues tiene que justificar de dónde sacó los 130 millones de dólares, de dónde provienen. Es una cantidad exorbitante”, afirmó el abogado.
--¿Es posible que sean recursos del narcotráfico?
--Es posible. Tenemos esa hipótesis. Y ya la PGR remitirá el caso a la fiscalía correspondiente, podría canalizarlo a la SIEDO (Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada).
Ya anteriormente, en octubre de 2008, el abogado Olea denunció a Onésimo Cepeda ante la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PJDF) por presunto “fraude procesal”, ya que otra de sus hipótesis es que el obispo más bien falsificó el pagaré con la firma de la señora Olga, con el único fin de que la poderosa familia Azcárraga le entregara esos 130 millones de dólares.
En esa ocasión, entrevistado por la revista Proceso (número 1677), el abogado señaló que resulta extraño que Onésimo haya entregado en efectivo una cantidad tan grande de dinero: “Tuvo que entregar un gran volumen de pacas de billetes de dólares, que no hubiera cabido en este despacho”, dijo entonces.
El único antecedente similar en México, agregó, es el del presunto narcotraficante chino Zhenli Ye Gon, a quien se le encontraron 207 millones de dólares en efectivo y que atiborraban muros, armarios y maletas. Fue el mayor decomiso en efectivo en la historia mundial de las operaciones contra el narcotráfico.
El controvertido obispo de Ecatepec quiere que, ahora, la familia Azcárraga le pague ese supuesto préstamo con las obras de arte que la señora Olga coleccionó a lo largo de su vida. La rica dama adquirió obras de los más cotizados pintores extranjeros: Francisco de Goya, Pablo Picasso, Salvador Dalí, Marc Chagall, Amedeo Modigliani, Oskar Kokoschka…
Tampoco faltan en su colección cuadros de renombrados pintores mexicanos, como Diego Rivera, Frida Kahlo, Rufino Tamayo, José Clemente Orozco y Francisco Goitia.
Esta valiosa colección pictórica actualmente es administrada por la empresa Arthina Internacional, que la señora Olga constituyó en 1976.
Olga Azcárraga era hermana de Rogerio Azcárraga Madero, presidente de Grupo Fórmula, que abarca Radio Fórmula y Tele Fórmula. Y fue tía del actual presidente de Televisa, Emilio Azcárraga Jean. Su esposo era Ernesto Robles León, director de la empresa Bacardí durante muchos años.
Onésimo Cepeda fue el confesor y el guía espiritual de la señora Olga en los últimos años de su vida. Ya la PGR comprobará si efectivamente le prestó esos 130 millones de dólares, y de dónde sacó el obispo esa cantidad de dinero.
Por lo pronto, ante la próxima denuncia, la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) se deslinda del caso.
“El Episcopado no puede inmiscuirse en ese asunto, es totalmente ajeno a él. Es un asunto personal del obispo Onésimo Cepeda. Él tendrá que demostrar sus aseveraciones ante las autoridades civiles”, dijo el sacerdote Manuel Corral, vocero de la CEM.

martes, 27 de abril de 2010

Vínculo lecturas...

Me escribió alguien para preguntarme cuál es el vínculo a La lógica del sentido y otras lecturas de mis cursos... ejemplares de préstamo para lectura...
http://psicoanalisisextension.blogspot.com/2010/03/lecturas-psicoanalisis-y-filosofia.html

sábado, 24 de abril de 2010

José Emilio Pacheco: Premio Cervantes.

No hay un premio más merecido para un escritor, y un discurso de aceptación tan corto como propio, poético y sencillo.

Charles Lloyd quartet con Petruccini.

Música apropiada para un trance extático (simplemente maravillosa):

Leopoldo María Panero.Conversaciones.

Leopoldo María Panero (Madrid, 1948) es un poeta español, crítico, ensayista y traductor que ha realizado gran parte de su trabajo desde psiquiátricos. Su vida ha despertado curiosidad en el medio cultural español como muestra la película de Jaime Chávarri, El desencanto (1976), un documental que refleja cómo era su familia, en plena desintegración del franquismo, acomodada e intelectual, pero también: desmembrada, autoritaria y en la que la figura de su padre pesaba aún con su ausencia.




¡PANERO NO MATES MÁS!
Por Gorka de Duo


Versión reducida de la larga entrevista que realicé a Leopoldo María Panero en Las Palmas (Islas Canarias) recién salido del manicomio de Mondragón, tal como se publicó en la revista Ajoblanco n°101 Noviembre 1997. El texto completo permanece inédito.


Tomado de: http://gorkadeduo.blogspot.com/2006_11_07_archive.html

Hace algunos años, algo más de veintiuno, un grupo de amigos y yo
decidimos eludir el programa castrador de energía adolescente vulgarmente llamado, el servicio militar. La idea era pedir asilo político en Bélgica, donde teníamos contacto con un anarquista de la universidad de Lovaina. El régimen franquista había aplicado la pena de muerte: garrote vil. La respuesta de la izquierda europea fue masiva y las embajadas y oficinas de Iberia : ardieron. España quedaba aislada, y esto era, pesadilla gótica poblada por millones de golems. Conceptos como lo terrorífico, lo siniestro, los tribunales de inquisición, los mundos de lo oscuro, que nos relataban Lovecraft, Maturin o Meyrink narraban desde una perfecta metáfora, aquella locura del horror y el miedo. Carroña de vencedores y beatería. Franco que era Dios en todas partes. Aquello era un mal trip y yo tenía veinte años.

Y vi cómo se asesinaba en el nombre de Dios,
vi cómo se exterminaba a pueblos, a razas enteras por no
[adorar la imagen de la Bestia,
que lleva el nombre de Dios.
Cántaros, bogomilas, guaraníes, aztecas (y el degollado en
[Treveris)
exterminados de un solo ojo,
exterminados en el nombre de Dios

(Vanitas Vanitatum, Teoría. Leopoldo María Panero).

Ver más...



domingo, 11 de abril de 2010

El psicoanalista, un Dios más débil por Thomas Abraham

El martes y miércoles se cumplieron cien años del primer congreso psicoanalítico internacional, que fue recordado con numerosos homenajes. Uno de ellos se realizó en la Asociación Psicoanalítica Argentina. Este es un fragmento de la disertación que realizó en ese homenaje el filósofo Tomás Abraham, en el que destaca el rol subversivo y transgresor que representó la irrupción del psicoanálisis, y cómo ha cambiado, también por una cuestión de mercado.

Se cumplen cien años de la fundación de la Asociación Psicoanalítica Internacional en la ciudad de Nüremberg. El rol subversivo y transgresor de aquel nuevo saber, aquella peste de la que se hablaba cuando Freud llegaba a las costas de los EE.UU., el escándalo producido por la novedad de la sexualidad infantil, las fisuras que abrió en los comienzos de la década del sesenta en la sociedad argentina aún tutelada por la moral cuyo decálogo tenía la firma de padres, pastores de la Iglesia y militares, esa herida en las costumbres a partir de un descubrimiento teórico, ¿no estará ya cicatrizada?

Hace casi medio siglo el psicoanálisis fue un factor cultural movilizador. Coincidía con otros procesos culturales como el Instituto Di Tella, la programación de las nuevas carreras de ciencias sociales en la universidad nacional y el boom de la literatura norteamericana. Pocos años después, el psicoanálisis se divide de acuerdo a dos rumbos. Por un lado, se hace eco de la novedad lacaniana. En el año 1964, Oscar Masotta daba su conferencia “Lacan y la filosofía”. Inauguraba así un modo de acercarse al psicoanálisis que cambiaría su quehacer y su rumbo.

En Francia –madre cultural de la intelectualidad argentina– ocurría algo similar con la salvedad de que allí el psicoanálisis no tenía una tradición con la fuerza y la presencia que había tenido en la Argentina. Con los seminarios de Lacan hay una aproximación a los textos de Freud por parte de jóvenes filósofos que eran parte de la renovación cultural iniciada a fines del cincuenta por el llamado estructuralismo.

Por otra parte el clima político argentino provocó escisiones en la APA como la del grupo Plataforma al mismo tiempo que la psicoterapia de grupos y la influencia de las escuelas que difundían estas técnicas desde la costa oeste de los EE.UU. se ponían de moda.

El psicoanálisis se desparramó. Pero también su peso en la cultura argentina se fue debilitando. Un último momento de energía lo tuvo durante los años de la dictadura en la que por la censura existente pudo encontrar nuevos espacios por una especie de “epistemologización” de la disciplina que transitaba entre la lingüística y la topología. Se legitimaba así al psicoanálisis con una nueva pretensión cientificista. Esto dura hasta hoy. Permitió un cambio de jerga y una nueva glosolalia.

El ingreso del universo de la lengua y del campo de la palabra cambió no sólo la tendencia teórica sino también la hermenéutica freudiana con sus efectos en la clínica. La interpretación asentada en los simbolismos analógicos fue sustituida con el juego del significante. Hay un ingrediente fonológico que se toma en cuenta, y también un nuevo modo de escritura que mima el sentido flotante y residual. Se recupera así la escucha flotante y la vivacidad de la asociación libre.

Este nuevo paradigma teórico-clínico revalorizó el silencio del analista. Se destacó su no lugar y su condición de sujeto supuesto saber. Una especie de lucha ideológica se entabló contra el virus que había envenenado al psicoanálisis hasta convertirlo en una suerte de psicología del Yo.

El lacanismo recuperó el sentido trágico de la obra freudiana mediante la demistificación de su vertiente funcionalista. Pero esta restitución del tragicismo freudiano llegó a ser la parodia de sí misma.

Una mirada torva, un silencio inclemente, acompañaron una serie de reacomodamientos teóricos. Del Yo duro y real, fuente de transformación de la realidad, se pasó a la escisión del sujeto, a la falta o carencia como sustancia existencial, al fantasma estructurante que sólo se puede atravesar como un sobreviviente atraviesa las llamas de su casa incendiada y un narcisismo que plasma la figura del doble especular en una ontología del laberinto en cuyo final está el Minotauro llamado Pulsión de Muerte.

A este ambiente de una clínica sombría se lo reforzó con la industria de los grupos de estudio que deletrearon las cifras secretas de Lacan con un nuevo contrato entre lector y autor: el contrato de la humillación cuyo modelo puede encontrarse en las obras de Sacher Masoch.

Gracias a este contrato, se fija una cláusula que permite que entre autor y lector intermedie un intérprete de un modo similiar a la institución oracular griega cuyo dispositivo de adivinación requería, junto a la pregunta del consultante y a la pitonisa envuelta en humos y vociferante de ruidos incomprensibles, la presencia de un sacerdote experto en el desciframiento de los enigmas.

Se sabía que aquel que pretende hacer caso omiso de la mediación sacerdotal y cree que puede descifrar por sí solo el mensaje áulico, corre el riesgo de repetir la historia de Edipo que creyó ser rey cuando no era más que un hijo.

El contrato de humillación no tiene fin. Con el tiempo, la repetición de conceptos que funcionan como consignas permite el aprendizaje de una serie de automatismos que nos facultan a circular entre pares, sortear las vallas que obstaculizan la entrada en algunas instituciones y hacer lo que hace el personaje de Franz Kafka en su relato Ante la ley: esperar el turno para ser llamado ante una puerta que siempre estuvo abierta.

Son historias del pater seraficus que se define como “el que sabe” porque sabe en dónde está la falta, y por ese saber nunca está en falta. Así, el dispositivo lacaniano compone en una especie de palimpsesto una escena clínica en la que el analista es un sujeto supuesto saber que con su silencio disuelve el yo de la demanda, y un grupo de estudio en el que el analista es el único que sabe descifrar el enigma en una escena en la que el supuesto alumno nunca aprende porque no hace más que repetir su falta. Este encuadre dura sin alteraciones hasta que el eterno pasante dirige su propio grupo de estudio.

El colmo del poder del psicoanalista, su punto cumbre, es lo que se llama “tiempo lógico”, es decir la posibilidad que tiene de interrumpir la sesión en el momento en que se le ocurre. Siempre lo hace antes del tiempo convencional de cincuenta minutos y de acuerdo a la interpretación que hace de la justeza de la interrupción y sus efectos inconscientes. En realidad, se trata de un tema de agenda en la que la sucesión de pacientes ya tiene asignado un tiempo acotado que permite una mejor recaudación.

Estos poderes algo desmesurados que son parte de esta parodia en sus fases de pater seraficus sujeto supuesto saber en la clínica, sacerdote exegeta ante un supuesto alumno que repite su falta en esa mini-institución de la pulsión de muerte que es el grupo de estudio, y este dios que se apropia del tiempo y decreta el intervalo de acuerdo a su visión de la escena inconsciente, se han debilitado.

Es más difícil sostener hoy en día esta imagen de la autoridad. No sólo el nombre del Padre y la función paterna están en cuestión sino que la angustia ya no se soporta como antes. Cada vez más gente aspira a solucionar sus problemas con la mayor brevedad posible y se embarca en la nave del consultorio con menor asiduidad. Ya no es suficiente con hacerse acreedor del coraje de asumir la castración. El clima se ha vuelto algo más amable, y la demanda del paciente ya no es despreciada como en los tiempos en que la oferta estaba más valorada.

Y sí, aquí también vale la frase del ex presidente Clinton: “Es la economía, estúpido…”, porque se trata de una cuestión de mercado, hay poca demanda respecto de la gran oferta, los precios bajan, y al cliente se lo trata mejor.

Algo más. La nueva camada de jóvenes que desean ser psicoanalistas ven como una utopía la posibilidad de tener su propio consultorio. Cobrar lo menos posible y pagar a un analista para el control de su tarea impide que la práctica sea una labor profesional. El futuro es sombrío para el éxito y la difusión de la práctica analítica cuyo devenir no sólo depende de los éxitos de la farmacología y el conductismo, sino de su propio proceso de decadencia.

Me doy cuenta de que está pasando algo raro e imprevisto en la medida en que desarrollo el tema. Aplicando el mecanismo de la denegación del que habla Freud, confieso que no quise decir lo que digo. Cuando recibí la invitación de esta prestigiosa institución, di varias vueltas alrededor del asunto sobre el que hablar en este recinto y por la elección de la perspectiva de tratamiento del tema. Abrí los dos tomos del libro de Emilio Rodrigué, El siglo del psicoanálisis, una obra que creo que casi nadie leyó en la Argentina, un trabajo serio, minucioso, completo, que debe haber desorientado a sus lectores, acostumbrados que estaban a los chismes de Emilio y a los relatos de su personaje favorito: él mismo y sus circunstancias.

Luego leí fragmentos de un libro de J.B. Pontalis, a quien considero un analista muy fino, su libro Ventanas es de una singular belleza. Quiero decir con esto que tenía la mejor de las intenciones al aceptar la amable invitación que me hizo a esta sede su presidente, Andrés Rascovski. Luego no sé qué pasó.

El psicoanálisis ha sido muy importante en mi vida y mi intención era homenajearlo como se merecía. Pensé en mis analistas, en mis análisis, en los recuerdos de tantas etapas, en las distintas fases de mis angustias, en la genialidad de Freud, en la importancia de Lacan para los estudios filosóficos y para algunos de los libros que escribí, en mi hija que es licenciada en psicología y aspirante a psicoanalista, me asombró descubrir que mi tocayo Karl un mismo día como el de hoy, hace cien años en la ciudad de Nuremberg, hizo una presentación para aquella reunión preparatoria de la nueva asociación de un trabajo titulado “El psicoanálisis del fetichismo”, en tantas cosas emotivas que me inundó un torrente de dulce leche del seno materno y casi me ahogo de felicidad. Después se ve que se me pasó este momento sensible o que me di cuenta de que tanto amor no estimulaba mi pensamiento y que no debía olvidar el otro lado de esta experiencia tan conmovedora.


Tomado de:

http://www.diarioperfil.com.ar/edimp/0458/articulo.php?art=20958&ed=0458

Lie to me: el estado de la psicología criminalística en México.

Ësta es la opinión de un "experto" que se ha capacitado viendo a Tim Roth en la televisión y leyendo los planteos de Paul Ekman, que consideran que el lenguaje verbal, la lógica del significante y escuchar al entrevistado no son cosas importantes, sino que hay que ver el fondo animal del ser humano y en sus expresiones la verdad oculta en el discurso.... una manera de reducir la escucha del especialista en psicología o psicoanálisis a una actividad inútil. Lo asombroso es que puedan tomarse en serio semejantes tonterías... y servir de base a especulaciones.

miércoles, 7 de abril de 2010

Entrevista con las Nanas de Paulette: la voz que no se escucha.

En México la noticia que impresiona a la sociedad es el asesinato de una niña de 4 años. Duele saber del caso, pero asusta saber de la ineficiencia en las investigaciones, y que haya aparecido de la nada el cuerpo de la menor al pie de la cama... ¿Quién la puso ahí? ¿Acaso la medicina forense no puede ser más precisa?
Se ha entrevistado una y otra vez a la madre, al padre en una ocasión por lo menos, a la tía... personalmente cómo casi todo el público me estoy cansando de las entrevistas a Lizzeth Farah dónde nos muestra que no quería del todo a su hija y lo notamos en su banalidad y frialdad, en su inexactitud en las declaraciones, en las contradicciones (lo que no la hace asesina), pero no se ha prestado atención a la declaración de las Nanas... obsérvese la diferencia en los gestos y actitudes... escúchese su voz de dolor, su sinceridad.

A lo mejor ésta entrevista podría aclarar cosas a los investigadores tan sesudos y torpes de la procuraduría del Estado de México.
Download:
FLVMP43GP

DOS ENLACES A ARTÍCULOS DE COLEGAS Y AMIGOS SOBRE EL TEMA, QUE SEGURAMENTE LES INTERESARÁN:
ALBERTO SLADOGNA:
http://sdpnoticias.com/sdp/columna/alberto-sladogna/2010/04/03/1020422

RAMÓN CLÉRIGA:
http://reformacom.typepad.com/vida_sana/2010/04/paulette-las-guarder%C3%ADas-y-la-narcoguerra.html

viernes, 2 de abril de 2010

Corea y Burton live!



En mi paso vacacional por la Cd. de México tuve oportunidad de ir al zoológico, al que no iba desde que mi hija fue pequeña (muy cansada pero agradable visita, con algunos animales fuera de sus jaulas viendo a otros encerrados), ver la exposición de Magritte en el Palacio de Bellas Artes (deliciosa, magnífica) y estar en el concierto de Chick Corea con Gary Burton.

Realmente fue sorprendente oírlos y saber que Corea tiene 69 años y Burton 67, se sabe que los músicos pueden ser longevos y guardar su estilo, talento y habilidades hasta larga edad, sin embargo, la música de éstos amigos se oye siempre fresca y uno pensaría que son más jóvenes. Lo son en realidad, porque los dos se ven ágiles, con sentido del humor, contentos con su trabajo y en posibilidad de conectarse siempre con el público.

Corea empezó a tocar jazz a los 4 años y es una leyenda del jazz con varios Grammys en su haber, autor de varias piezas que hoy son estándares en el repertorio de los músicos. Oírlo es estar en presencia de la historia del jazz, no podemos olvidar que fue Miles quien lo convenció de tocar el piano eléctrico y que tocó con Anthoy Braxton, Joe Farrell (¿Recuerdan Outback? 1971) que fue innovador varias veces en su estilo, por ejemplo con: Return to forever y su Chick Corea Elektric band.

Burton es también una leyenda del jazz, considerado sucesor de Milt Jackson e innovador con el uso de cuatro baquetas y un trabajo similar al del piano. Desde los 17 años tocó con George Shearing, hasta desarrollar su propio estilo en dirección del jazz – fusion. Ha tocado con todos los grandes, desde Stan Getz hasta Eberhard Weber, pasando por Gato Barbieri o Carla Bley. Los discos de encuentro con Corea son legendarios: Crystal Silence (1972) el primero, lo que hace que tengan casi cuarenta años de tocar juntos, y posean un entendimiento total, que ahora agrega el plus de que Corea toca un poco el vibe a dúo con su amigo para complacencia y asombro de los espectadores que no dan crédito de estar ahí. En la entrada había personas tratando de comprar boletos en la fila a los que estábamos por entrar.

El teatro lleno de jóvenes y viejos, todos entusiasmados y dispuestos a corear las melodías conocidas (sin hacerlo del todo, afortunadamente). Una pieza inesperada y magnífica en su interpretación y versión: Elleanor Rigby. Me causó una gran impresión y una enorme satisfacción ver la clase de música que hacían, ser testigo de los chicos acercándole instrumentos para que los firmara... la puedo agregar a la serie de conciertos que he oído en esta categoría musical: Bill Evans, Dizzy Gillespie, Herbie Mann, Dave Brubeck, Oregon, etc.

Excelente… simplemente perfecto.


El Otro. Un cuento.

EL OTRO. ¿Por qué una mujer acepta a un hombre como suyo? ¿Su consentimiento depende de esa sensación ácida, dulce y picante llamad...