miércoles, 14 de mayo de 2008

Greta garbo-She will be loved.

Greta Garbo, actriz sueca que surgió de la humildad de un barrio miserable, es un bello misterio que prefirió perderse en la oscuridad que envejecer ante su público. Catalogada como la más hermosa mujer que atravesó el cine de Hollywood, como “la divina” es la imagen misma de una falo –girl. Es la autora de la frase: "Quiero estar sola", que definió su vida y que nos decía que prefería estar consigo misma que con un hombre ó una mujer, porque nada de lo que ellos podían ofrecerle podía llenarla, o bien, prefería la categoría de objeto puro (hasta el extremo de anularse en la nada) a la de sujeto.
Famosa por no reír – más que en una sola película – , incitaba el deseo de sus fans, en un tiempo en que no había televisión, Internet ni sonido stéreo y que la gente se podía contentar con lo etéreo de la insinuación sobre la hiperrealidad plástica que hoy vivimos.
Siempre desprecio la vida de las estrellas y nunca recibió un Oscar por sus actuaciones, y cuando se le concedió uno honorífico, lo despreció. Se retiró a la edad de 36 años en la cúspide de su carrera y de su belleza, para vivir el resto de sus días en un departamento en Nueva York, muy cerca de Central Park, para coronar su mito arriba de otros mitos. Se la vio el resto de su vida paseando sola, con grandes sombreros y enormes lentes negros que evitaron fuese fotografiada deteriorada ó en su vejez. La única manera de recordarla, entonces, es completa y bella.
Quizá bisexual (rumores no constatados), fría más no frígida con los hombres, encantadoramente triste, determinada e indomable, parecía no ser feliz ni necesitar a nadie. Tras de su desprecio a todos se adivinaba fragilidad, timidez y el miedo a la vida, quizá por eso, interpretó la mejor Ana Karenina de la historia, la que se atrevió a esperar el tren del destino sin miedo.
Ella es un oscuro objeto de deseo, un objeto @ por excelencia. Una nube brumosa en la que podemos proyectar cualquier sueño ó fantasía. Femme fatale por excelencia.
Disfruten este homenaje de un admirador... que todavía existen... y seguirán por ahí.

No hay comentarios:

Christopher Bollas: Mental pain

Conferencia de Christopher Bollas: Mental Pain.