lunes, 3 de noviembre de 2008

Born in USA.




A sólo 48 horas de las elecciones en USA y con las encuestas a favor del candidato demócrata, The boss Bruce Springsteen decidió apoyar abiertamente a Barack Obama, en Cleveland, Ohio. Dijo: “estamos en el cruce de caminos, y esta ha tardado un largo, largo tiempo en llegar” antes de ofrecer su canción The Rising.
Son momentos decisivos para los Estados Unidos y el resto del mundo, Obama ha hecho manifiesto su deseo de “cambiar el mundo”: dejar de gobernar solamente para los ricos, dialogar con los cubanos y con Chávez (“quiero hablar con el negro”), retirarse de la intervención en las dos guerras de Oriente en la que metió Bush a los cruzados americanos y empezar una nueva política internacional.
La campaña de Obama ha sido arrasadora, y parece que nada podrá detenerlo. Era un Don Nadie y cuando vi una entrevista que le hizo el diario El País, recién arrancaba la campaña en su partido demócrata contra Hillary Clinton, me parecía imposible que llegara a dónde hoy se encuentra. Es evidente que muchos esquemas han caído por tierra y ojala que lleguen a caer todavía más.
Quizá como mexicano mi entusiasmo por los políticos está siempre a la baja, y no acabo de estar tan arrebatado con él, como Lulla da Silva u otros en Latinoamérica. Los mexicanos estamos acostumbrados a no creer en nuestros políticos y desconfiar de las promesas, a pensar qué es lo que en realidad buscan esos señores poderosos. Sin embargo, no me deja indiferente que The boss le apoye en su campaña, recordando la historia de este personaje estrella del rock urbano que siempre ha sido crítico en sus canciones al sistema norteamericano y tomado el camino de la denuncia social en sus letras.
Todos recordamos Born in the USA que vendió más de 15 millones de copias en el mundo cuando existían sólo los LP’s y también el más íntimo Tunnel of love o la canción tema de la película Philadelphia, que nos hablan de una Norteamérica menos identificada con las barbacoas y hamburguesas, la Coca cola y el modo de vida WASP (White, anglosaxon, protestant).
Creo, en este sentido, valioso el apoyo de este hombre a Obama, me dice más que el soporte de Oprah Winfrey y me hace cruzar dedos porque su candidatura se convierta en presidencia.
Hay muchos fantasmas todavía en USA que no han sido exorcizados y los sureños al estilo de Texas Chainsaw seguro votarán por los republicanos. Pero, ellos mismos se han ido encargando de ponerse en ridículo ante los electores.
La última broma que le jugaron a Sara Palin ayer, unos locutores canadienses haciéndose pasar uno de ellos por Sarkozy, demuestra la estupidez redoblada de este personaje que acompaña a MacCain. La gobernadora de Alaska, cayó redonda en esa llamada, aceptando ir a cazar con el impersonado, agradeciéndole su llamada, y confesándole cuánto lo quería.
Sí me gustaría oír a Obama, decir que va retirarse de Guantánamo, que no va a intervenir en Irán (ni en ningún otro lugar) y que la política de no respeto a los derechos humanos que hasta ahora ha desarrollado su país será abolida. Sería preciso que la política hacia Oriente se reoriente. Pero quizá son cosas que no van totalmente con el proyecto norteamericano, y él, entre otras cosas, ha prometido trabajar porque la hegemonía de Norteamérica permanezca, signifique esto lo que signifique.
En todo caso, se trata de un posible cambio y habrá que estar atento a él. Prenderé una vela que enciendo en casa cuando alguien me habla de que sigue una causa difícil… no sé si ayude, pero me haré las ilusiones de que apoyo a Obama… así como El Jefe.

Foto: Reuters.

No hay comentarios:

Christopher Bollas: Mental pain

Conferencia de Christopher Bollas: Mental Pain.