jueves, 13 de junio de 2013

¿OTRAS FORMACIONES DEL INCONSCIENTE?


¿Cuántas veces dice uno cosas para lastimar? Personalmente es algo que trato de evitar, pero es una costumbre de uso común. Ustedes lo saben. Escoger entre las cosas que más dolerían a otros, ciertas frases. Hacerse el ofendido, el traicionado: la víctima. O quizás herir con frases como navajas: aludir a la falta de moral, a la incorrección y al error; al temor, defecto físico u origen disminuido, a la deshonestidad o a la traición.
Freud se ocupó del Chiste y su relación con lo inconsciente (1905). En su obra diferencia lo cómico del humor. El humor es una burla del mundo y sus dificultades, su horror, lo siniestro que hay en él. El principio de placer triunfa sobre la realidad y vence el narcisismo.
Lo cómico es evidente y no necesita que de una introducción larga que exponga las reglas en que debe involucrarse el espectador. Funciona exponiendo el contraste entre lo normal y lo grotesco, lo dificultoso, lo nuevo y lo viejo, entre el contenido y la forma, entre el fin y los medios, entre la acción y las circunstancias, entre la esencia real de una persona y la opinión que ella tenga de sí misma. El chiste siempre compromete a un tercero. Su técnica involucra un placer preliminar con un prólogo que remata siempre en un final sorpresivo. El chiste no abre sentido sino lo sella. Liga una significación a las situaciones previas que remata en un placer casi sin límite. De hecho, un ataque de risa puede llevar como el orgasmo al desmayo. Del chiste se ha dicho que se asemeja a una interpretación psicoanalítica, pero también el insulto, debía ser considerado con pleno derecho: otra formación del inconsciente. Ambos dispositivos se dirigen a mostrar una “verdad” al sujeto que vincula con los estratos más íntimos.
El insulto no se olvida tan fácilmente como el chiste, abre una herida narcisística y pega dónde más duele. Mientras el chiste aboga por el triunfo del Yo, el insulto atenta contra su fortaleza. Es un clavo destinado a la carne que se hunde con coraje. Una formación del inconsciente más, es el reproche. Supone una acusación al otro, el señalamiento de un daño o un perjuicio. Es un ataque al mismo tiempo que una queja, y en él no tiene ninguna importancia - de momento - la reacción del otro. Es más un vómito y una diarrea que un reclamo en espera de consolación o reparo. El Yo se vacía y descarga en el otro, todo lo malo, en un movimiento paranoide que libera al sujeto de la propia responsabilidad de sus actos: “Tú me haces, me hiciste, yo recibo lo peor de ti... y por eso soy lo que soy". ¿Y qué es el llanto? Aparece siempre como marca de un dolor profundo. Lo que nos interesa aquí es el fondo psicológico. Supone pérdida, fracaso o impotencia. Parecería que reduce al sujeto a la pasividad completa, al olvido de sí mismo, al desplome del Yo. Pero no olvidemos que el llanto también se puede fingir, y allí estaríamos en otra cosa... en la mentira.
Simular cosas, procurar que engañe al ojo un objeto. La mentira también es un invento, algo que no dices o dices distinto a lo que es, porque es conveniente para quien eructa ese producto... se trata de evitar un castigo u obtener un beneficio. Quién miente sabe que miente, y sostenerse en la mentira no es fácil al principio. Es definitivamente un producto de la conciencia a diferencia de los otros gestos, que conlleva inteligencia y deseo de dañar, de sacar provecho. 



CONTINUARÁ...




No hay comentarios:

Documental sobre Jacques Lacan