miércoles, 25 de junio de 2008

Risoterapia 2.




Dos pacientes se encuentran paseando en el jardín de una clínica psiquiátrica.
-- ¿Por qué estás aquí?
-- Porque me siento ser Napoleón.
-- ¿Y cómo sabes que lo eres?
-- Porque Dios me lo dijo.
-- ¡Mentiroso! Es la primera vez que tú y yo hablamos.



Un hombre va durante años a un analista porque tiene terrores nocturnos y piensa que debajo de su cama hay un monstruo. Un día va a ver al doctor y le dice: “No voy a venir más... solucione mi problema”. El doctor le dice con un tono de incredulidad: “¡Ah sí! ¿Y cómo?” El hombre responde: “Tuve que ir a ver, otro especialista que resolvió mi problema en un solo día”. El terapeuta le dice: “Seguro fue a ver usted un charlatán...” El paciente dice: “No, vi a un carpintero que le cortó las patas a mi cama”.




Un psicólogo experimental se acuesta con su asistente del laboratorio. Después de la experiencia le dice: “¡Tú lo disfrutaste muchísimo querida!... ¿Y observaste cómo me comporté yo?”




-- Doctor, pienso que no le importo a nadie. Nada de lo que yo soy le interesa a la gente.
-- ¿Me podría repetir lo que dijo? No le escuché.



-- Doctor, vengo a consulta porque me siento la más fea mujer del mundo.
-- Vamos a empezar el tratamiento directamente en el diván. Pase por favor, y acuéstese boca abajo.


-- Doctor, vengo a consulta porque soy un maníaco depresivo.
-- Cálmese, anímese, cálmese, anímese...


-- Doctor vengo con usted porque la gente dice que tengo un muy mal carácter.
-- Siéntese y cuénteme su problema.
-- ¡Te lo acabo de contar, imbécil!

No hay comentarios:

¿Distancia sin retorno? Intervención en el Foro de Canal Freudiano, evento realizado junto con la Universidad Autónoma de Tlaxcala el 20 de mayo de 2017.

¿Distancia sin retorno? ¡Zenón! ¡Cruel Zenón! ¡Zenón de Elea! ¡Me has traspasado con tu flecha alada ...